CASUALIDADES: NO TODO SUCEDE POR AZAR